martes, 26 de febrero de 2013

Viaje en globo (parte I)

Como ya he comentado en más de una ocasión en este blog me encantan los colores (con me encanta me quedo bastante corta porque soy una fanática del color), y otra de mis pasiones frustradas es volar, surcar los cielos y sentir el movimiento con el aire (en cambio los pájaros no me gustan nada, fíjate tú que cosas, me dan un asquete que para que contarte).

 Y si juntamos mi amor por los colores y por volar ¿qué es lo que tenemos? 

------------------ ¡¡¡GLOBOs AEROSTÁTICOs!!! ------------------

Fuente: google imágenes
Me chiflan, me vuelven loca desde siempre, me parecen de las cosas más bonitas que existen, grandes, vistosos, coloridos,... y eso que jamás he visto uno de cerca, por ende, nunca he tenido la oportunidad de montar en uno o ver el maravilloso espectáculo de una "Fiesta de Globos", esas concentraciones en las que hay muchíiiiiiisimos globos sobrevolando el cielo a la vez, llenándolo todo de una explosión de colorido maravillosa.

Como muchos sabréis el globo aerostático se trata de una aeronave provista de un gas, o aire caliente, que es más ligero que el aire que hay en el exterior del globo y que por el principio de fluidos de Arquímedes (grande este Arquímedes), permite al globo elevarse y/o permanecer inmóvil en altura. Normalmente se mueven únicamente por las corrientes, pudiéndose controlar su elevación.

Aunque Arquímedes ya planteó su principio de fluidos aproximadamente en el 200 a.C., no fue hasta principios del siglo XVIII cuando se realizó en Lisboa (preciosa ciudad por cierto) la primera demostración de ascensión aérea de un globo de aire caliente no tripulado.

¿Sabéis quiénes fueron los primeros tripulantes en viajar en un globo aerostático?
El vuelo se realizó en Versalles y la tripulación estaba formada por... ¡¡¡Un gallo, una oveja y un pato!!! jajajaja, cuando lo he leído casi me parto, ¡¡¡los trotamúsicos en persona!!!, pero aquí no acaba la historia porque entre las 130.000 personas que había en el público se encontraban dos futuros pollos sin cabeza, el mismísimo rey Luis XVI y María Antonieta, ahí es "ná".

Bueno, toda esta parrafada no es más que la introducción a otro tema que os quería contar hoy, pero ya sabéis que mis divagaciones son incontrolables.
El pasado 16 de febrero fuimos a celebrar el cumple de una de mis sobrinas "apropiadas" (así es como llamo yo a mis querídisimos renacuajos, los hijos de mis amigas de toda la vida). Las indicaciones de los papás fueron que se trataba de un cumpleaños "anticrisis", no querían regalos, sólo reunirnos y pasar una buena tarde. El caso es que era el primer cumple de mi tocaya y como no iba a hacerle algo especial a María.

En aquellos días en Rite Rite andábamos inmersas en la investigación y exploración de otros campos nuevos y de ahí la foto que colgamos en nuestra página de facebook, que por cierto nadie supo adivinar que era (aunque bien que nos preguntastéis "fuera de cámara" jajajaja). Supongo que a estas alturas ya hay sufientes "pistas" como para que al menos os olais de qué va el pastel ¿no? jajajajaja





Efectivamente, los más "avispaos", y los que no también, os imaginaréis cuál fue el regalo de María y aquí tenéis las primeras imágenes del resultado.



David (el pobrecico porque no veais que trabajazo lleva hacerlo) estuvo recortando las plantillas para que posteriormente yo pudiera trenzar el globo, hacer la cesta y montarlo.
Las letras ya las tenía recortadas de otro día y pensé que quedarían monísisimas puestas en el globo (esa es la suerte de ser una "egocéntrica" que se recorta su nombre y que la hija de una de tus amigas a la que vas a hacerle un regalito se llame igual jeje). En un principio el proyecto iba a ser ponerle un hilo de nylon transparente en la parte superior para poder colgarlo de la lámpara y así servir de decoración para la habitación de la peque, pero... David siempre va más allá, y cuando lo vió me dijo: ¿Un globo que no vuela? ¡Eso no mola!. Casi me da un patatús, ¡¡con lo emocionada que yo estaba con el globo!!, pero tenía razón... (gotita gigante cayendo por el lateral derecho de mi cara cual muñeco japonés)

Tener un atrezzista en casa implica guardar y tener demasiadas cosas en casa, de hecho una de nuestras habitaciones sólo sirve para guardar toda su cacharrería, pero en momentos como estos se agradece, porque a ver quién es el guapo que tiene en su casa un arsenal de globos y una bombona de helio jijijijijiji.
Así que, como podéis imaginar, nos pusimos manos a la obra, y al final 
el globo aerostático de María volaba.

Por la calle los niños se quedaban con la boca abierta, era un espectáculo verles atónitos, y cuando llegamos a casa de Olga y Emilio...
¡¡¡ LOS PEQUES SE VOLVIERON LOCOS!!!
Qué graciosos, no paraban de pedirnos que se lo cogiéramos y soltarlo, una y otra vez, una y otra vez 
(casi se lo cargan, de hecho el pobre globo quedó algo perjudicado, pero y lo que lo disfrutaron...)


La pequeña María con su globo aerostático



María y Alejandro alucinando pepinillos jijijiji

Os prometemos que los dibujos no son inventados ¡¡¡son las fotos de verdad!!! jajaja, es que no queríamos sacar a los peques, pero si queríamos que vierais alguna de las reacciones, y estos son los bebés, así que imaginaos los otros bichillos mayores (bueno mayores... que la mayor tiene 4 años jajaja) como se quedaron.


¿Os ha gustado nuestro primer globo?





Búscanos en:





4 comentarios:

Nos encanta que nos dejéis vuestra opinión ^-^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...